martes, 23 de agosto de 2011

LA PILETA Y LA PENYA DE SELLA

La Pileta se encuentra en el interior de una depresión en forma de cuña en la Penya de Sella. Se diferencia perfectamente desde la Font Major mirando a la sierra, justo enfrente.
Vicent, me comenta tomando café en la plaza del pueblo que en ese lugar se resguardaba el ganado, y que la pileta es un manantial donde iban a beber los animales donde el agua también se utilizaba para el riego de los bancales que en su día existieron.

Así que, allí me dirijo.
Hay que situarse a espaldas de la ermita de Santa Bárbara, al lado del depósito de agua y seguir en su ascenso al  PR-CV 199 dejando a la izquierda la Casa de Vistabella y pasando por la caseta de las antenas.
Seguimos por el camino ancho; damos un par de giros donde el camino se bifurca a derecha e izquierda, continuando nosotros por la senda que asoma enfrente hacia arriba.
El sendero avanza zigzagueante unos 100 metros y observando atentamente vemos que se bifurca de nuevo en dos direcciones.
En este lugar tomamos el de la izquierda abandonando así el sendero PR-CV 199. La senda se perfila pero no parece muy frecuentada.

Vista de La Pileta desde la senda

El sendero avanza a través de una pedrera (que se ve en la foto) y luego atraviesa otra situada un poco más adelante, donde hay que prestar atención para no desviarnos.


Hasta llegar a nuestro destino.

Parece un cráter abierto desde nuestra posición.


Ya en el interior hay una cueva a la derecha y otra en el lado izquierdo donde se practica la escalada.
Para dirijirse a la Pileta hay que avanzar hacia arriba e ir girando a la derecha. Si en otro tiempo existieron senderos por donde iba el ganado ahora ya no se distinguen. La maleza lo ha tapado todo.
Para hacer esta ruta es aconsejable ir con un bastón por lo menos y pantalón largo, ya que hay que subir campo a través.
Se ven los bancales que existieron en el pasado y uno piensa en lo que sería trabajar estas tierras con los medios de antes en un sitio tan poco accesible.

Mirando hacia abajo desde la mitad del recorrido

Se sube por donde se puede, yo lo hice por el centro mismo avanzando hasta la pared que se vé arriba al final. (justo por el lugar que no hay que hacerlo; hay que subir por la derecha según indicaciones de Vicent al día siguiente de realizar esta ruta)
Una vez aquí seguimos hacia el noreste bordeando la roca donde vemos una vegetación más frondosa y justo ahí es donde se encuentra la pileta.


Hay que avanzar con cuidado y mirando bien donde se pisa y sortear las zarzas y los arbustos espinosos que parecen que se han citado todos aquí.
Prestando atención veremos la pequeña cueva.
Después de hacer esta ruta y comentándola con Vicent me dijo que hay también un abrevadero que yo no ví ya que estaba tapado por la vegetación.
La pileta está semioculta y usé el bastón para apartar un poco las zarzas que lo tapaban, pero no entré por la dificultad que acarreaba y por la cantidad de avispas y moscones que salieron del interior.

La pileta

Por el lado derecho de la pileta se puede subir trepando por la roca y una vez arriba tenemos un panorama de monte bajo con plantas olorosas. Seguimos campo a través hacia el Noreste y pronto nos encontramos con la senda PR-CV 199 que habíamos abandonado antes.

Llegados a este punto me planteo bajar de nuevo la peña por el PR, pero como era pronto todavía, me propongo llegar hasta el Divino.
Ahora sí que la ruta no tiene dificultad alguna. Se sigue por senda hasta enlazar con el PR-CV 198 que sale a la derecha hasta llegar a un cruce de caminos. Vamos por el de la derecha y visitamos la casa de El Alt y paramos a descansar un rato.



Volvemos hacia atrás y retomamos el sendero avanzando hacia el Este por encima de la peña. En este tramo el sendero discurre por el antiguo assegador de la Penya de Sella que se ha convertido en camino con pinos, carrascas, romero, etc.
Se avanza cómodamente; pasamos por las ruinas de la Casa de Dalt. Continuando en este punto hemos abandonado el PR 198, pero seguimos por el sendero pasando por la Casa Serrello a nuestra izquierda.


Más adelante dejamos a la derecha la Casa de Solá y un poco más adelante llegamos al Pouet de Alemany. Donde paramos a refrescarnos y beber.





Aquí enlazamos con el PR-CV 10. Seguimos y trás una cerrada curva, sale un camino a la derecha que nos lleva a las ruinas del Corral de Carlos donde vemos enfrente el Peñón Divino.



Seguimos hasta la próxima bifurcación y giraremos a la derecha para ir a parar a espaldas del Divino, a la Casa de Patarrana con su torre - palomar.

Casa de Patarrana

En este punto pensaba regresar bajando por el mismo lugar que marca GEOELX en su ascenso al divino, pero me fué imposible, así que regresé por donde venía y descendí por la cueva del Runar de la Mona, hasta llegar a la carretera que asciende desde el cementerio y que nos lleva a Sella.

Vista de Sella desde el cementerio

Agradecimientos:

Vicent: vecino de Sella

No hay comentarios :