jueves, 15 de agosto de 2013

VICENT I LA COVA DE L´AIGUA

Ruta realizada el 14/08/2013

Desde el día que conocí a Vicent, durante el verano de 2006, enseguida empezamos a hacer buenas migas. En el pasado se había dedicado al pastoreo y conocía mejor que nadie los montes de Sella y Benimantell. A él acudía para que me contara cosas y me aclarara itinerarios; a él, que conocía todos los vericuetos habidos y por haber. Vicent fue el primero que me habló de Sirventa, El Morer, Muletes, Cantacucos, L´Arc, Secretari, Penyó Prim, la Pileta, la Cova de L´aigua, etc... 
Vicent ya no está entre nosotros. En una de nuestras últimas conversaciones me preguntó si ya había subido a la Cova de L´aigua...

La cueva está situada en lo alto de la peña de Sella, en un lugar muy poco accesible. Se trata de un gran abrigo donde existe un pequeño manantial utilizado en el pasado para resguardar y dar de beber al ganado.
"Has de ir con cuidado, porque antiguamente el ganado limpiaba el monte y las sendas han desaparecido", me advirtió Vicent.

A 1.5 kms del pueblo siguiendo la carretera que bordea el Barranc de L´Arc o PR- 9 se encuentra señalizado el sendero PR- 198, El runar de la mona
El ascenso comienza aquí, guiándonos por las balizas señaladas con las marcas del sendero. La senda, siempre en continuo ascenso, vira ligeramente a la derecha. A partir de aquí hay que abandonar este trayecto y dirigirnos al norte en busca de un solitario pino.

(Click en la foto para ampliar)
Las flechas indican las referencias para llegar a la cueva

Aquí ya no hay marcas ni sendas; hay que continuar trepando por las rocas orientándonos hacia el noroeste, hasta la gran pared vertical del fondo.
Piedras inestables que hacen perder el paso, multitud de plantas espinosas, hierba seca que hace resbalar al pisarla, leña y la ausencia de sendas, le dan la razón a Vicent cuando advertía mayor dificultad hoy en día para transitar por aquí.
Sí que hay algunos mojones de piedras orientativos que alguien pondría para señalar el camino. Algunos estaban derribados y volví a reconstruirlos.
Una vez que se ha llegado a la base de la mole, observamos una planta trepadora encaramada a la pared. Esta planta sirve como referencia para continuar ahora hacia el oeste pegados a la roca.
Enseguida nos obliga a descender. Llega un momento en que en lo alto se ve la entrada de la cueva. Hay que ascender siempre "monte a través" hasta llegar a la cavidad.

Cova de L´Aigua

Las vistas son espléndidas, destacando como no, el Puig Campana y la linea de costa.

Vision desde el interior

La entrada tiene una longitud de 25 metros y una profundidad de 20 metros. En los alrededores hay grandes paredes verticales donde se ven las instalaciones de los escaladores que visitan ocasionalmente el lugar.
Dentro de la cueva, al fondo, hay una pequeña surgencia y una pileta para embalsar el agua; de ahí el nombre de la cavidad.

Manantial

Huelga reiterar en las privilegiadas vistas. Ha merecido la pena el riesgo y el esfuerzo de subir hasta aquí.
Vicent, que ya no era un chaval ni tampoco tenía ganado, siempre hablaba de volver a subir a la cova de l´aigua. Con su optimismo y su energía seguro que hubiera podido hacerlo.

Desde la entrada de la cueva, mirando al exterior, seguimos por una pequeña senda a la derecha pegados a la pared. A escasos metros continuamos trepando por la barrancada que sale a la derecha para dirigirnos a lo alto de la sierra.
Este es el recorrido que hacen los escaladores para aproximarse a la cueva.

El objetivo principal ya estaba cumplido; ya había visitado la cueva del agua.
Para retornar a Sella decidí hacerlo por otro de los parajes frecuentados por Vicent, ya reflejados en otro artículo de este blog.
Llegamos al azagador de la peña de Sella y a las ruinas de la Casa de Dalt. Continuamos a la izquierda de nuevo por el PR-198. Dejamos a la izquierda la casa "El Alt". En llegar a un mojón de piedras, continuamos hacia la izquierda y hacia abajo; hay un pino solitario, y unos metros adelante una pequeña carrasca.
De aquí parte una tímida senda hacia el suroeste, difícil de seguir, pero que nos lleva a la "la pileta".

La pileta

La pileta es otro de los lugares de pastoreo de Vicent. Allí se dirigía el ganado para beber. El agua salía de una pequeña cuevecilla, en la actualidad seca. La aproximación al lugar es arriesgada. No es visible hasta que no se está frente a ella. Hay que moverse con cuidado para no resbalar por el barranco que hay abajo.
Para continuar hay que descender por la barrancada, y en el momento propicio, acercarse a la pared de la izquierda donde hay grandes cuevas-abrigos.
Al igual que el ascenso a la cova de L´aigua, andar por aquí es incomodo y molesto, "monte a través" sin caminos ni sendas.
Desde este lugar se observan antiguos bancales aterrazados, sostenidos por muros de piedra en seco.
Seguimos descendiendo dirigiéndonos al sur, hacia la estrechez del barranco, siempre pegados a la izquierda.
Cuando casi hemos llegado, se vislumbra una senda que nos guía al exterior. A la derecha hay una cueva donde también hay instalado material de escalada.

Barranco donde está situada la pileta

Continuamos por la senda que nos dirige al este para enlazar con el PR-199, que es el tortuoso sendero que enlaza Sella con lo alto de la peña.
Desde aquí continuamos el descenso hasta el depósito de aguas situado tras la ermita de Santa Bárbara.

---------------

No es una ruta sencilla, mas bien todo lo contrario. La casi ausencia de sendas y caminos, salvo un breve tramo por la cima de la peña, hacen que este itinerario sea pesado y casi desagradable, y en muchos momentos peligroso.
Claro está que cuando Vicent andaba por estas tierras el panorama tendría que ser completamente diferente. Habían sendas habilitadas para deambular pastores y agricultores; los bancales del barranco de la pileta estaban arreglados y cuidados. Todo en contraste con el  paisaje que se observa en la actualidad.

1 comentario :

Palantir dijo...

Muy interesante Sergio, vaya rincones. Venga