Buscar este blog

lunes, 28 de abril de 2014

EL CAMINO DEL AGUA - SAN JOSE Y MARIA

En sus observaciones dijo Cavanilles aludiendo a la Sierra de Crevillente:

"... Estas huertas, en cantidad de 1000 tahullas, forman graderías y se riegan con las aguas que nacen en los montes, cuyas entrañas creen los naturales ricas en depósitos o ríos considerables; y viendo las ventajas que produce el riego, quisieran extenderlo a todo el término. Con este fin han taladrado montes, excavado canales subterráneos , y siguen sus ideas hasta encontrar manantiales.... Todos los vecinos se interesan: Todos piensan en minas: Hablar de ellas es la conversación más grata: proyectar nuevas excavaciones es alistar creyentes y trabajadores; y el día en que brota la nueva fuente o se descubre el manantial, es el más festivo y regocijado de todo el pueblo".

En su libro sobre Historia Natural describe la exploración por él realizada a la mas antigua e importante excavación para alumbramiento de aguas del Municipio: La Fuente Antigua.
Posteriormente en Crevillente se fundarían otras empresas con el mismo fin, salpicando la sierra de galerías subterráneas para abastecimiento de aguas.
Como ejemplo se puede citar la mina "La Protectora" perteneciente a la Comunidad de Propietarios de la Fuente Antigua; la mina "La Crevillentina", de la Sociedad Minera Els Clots en la Partida de El Castellar; las minas "La Seguridad" y "La Providencia"; riegos de San Felipe Neri; la "galería de Los Suizos" y la "Sociedad Minera de San José y María" tema principal de este artículo.

San José y María

La construcción de la mina de San José y María o "La Cata" comenzó en el año 1854. Años mas tarde, concretamente en Junio de 1871 y después de haber perforado 1.103 metros de galería, se encontró un manantial escaso de aguas, que aumentó paulatinamente hasta alcanzar los 82 litros por segundo en Junio de 1878.
En sus inicios muchos de los miembros que componían la Sociedad desistieron de seguir buscando en vista de los cuantiosos gastos que ocasionaban los trabajos sin que apareciese el manantial. La escasez de recursos produjo la paralización de los trabajos; sin embargo unos pocos continuaron la perforación de la galería en dirección Oeste, hallando las deseadas aguas cuando ya se llevaban excavados esos 1.103 metros mencionados.
Esto originó un pequeño pleito entre algunos miembros que habían sido borrados de la Sociedad por no pagar los gastos de exploración cuando reclamaron los beneficios una vez aflorado el manantial.
Tras la aparición de los caudales la Sociedad encomendó al prestigioso facultativo D. Jose Guardiola el estudio de un canal de riego. El proyecto ejecutado al año siguiente de 1872 se dividía en tres partes. El primero de ellos seguía el siguiente recorrido:

"Una acequia partía desde la bocamina situada a 4 kilómetros de Crevillente en el paraje denominado de "Barranco de las Aguas Amargas", dirigiéndose en dirección Sur, donde se dividía a su vez en dos ramales: Uno para el riego de tierras lindantes con Albatera y San Felipe Neri, y el otro pasaba a 60 metros del cementerio continuando por el margen derecho del Barranco del cementerio y cruzándolo al llegar a la carretera de Alicante a Murcia, siguiendo su curso hasta llegar a la Rambla de Crevillente, hasta llegar al camino de Crevillente a Catral."

En sus inicios las aguas eran vendidas en la misma bocamina en pública subasta a los terratenientes que habían de utilizarlas.

El 6 de Julio de 1873 ante Notario D. Antonio Agulló y Barceló se firmó la escritura de constitución de la Sociedad minera San José y María, cuyo objeto era la exploración de aguas para riego y otros usos en las pertenencias mineras adquiridas.



La Sociedad dividió el capital en ochenta y una y media acciones, y éstas en décimas, siendo nominales y transferibles por el todo o por una o más décimas.
Acompañando a este documento estaba el Reglamento de la Sociedad que fue modificado posteriormente el 24 de Diciembre de 1893.
La venta de las aguas de San José y Maria se realizaba todos los días en pública subasta al mejor postor, con un "mínimun" de agua de media hora. La venta estaba condicionada en cierto modo dependiendo de la frecuencia y horas de riego suministrados por las "Aguas de la Fuente Antigua".
Así en las disposiciones generales del mencionado reglamento, en el punto 4 dice:

"Como los regantes de la "Fuente Antigua" de esta Villa, tienen derecho preferente a conducir las aguas por los brazales de la misma que puedan invadir las de San José y Maria, cuando un comprador de agua de esta Sociedad las destierre por aquellos brazales estando ocupados, y no consistiere que el Fiel partidor las vuelva a vender con indemnización de perjuicios, insistiendo en conducirlas por dichos brazales ocupados, el regante de la "Fuente Antigua" puede hacer suyas las de San José y María, sin que el dueño de estas últimas pueda hacer reclamación alguna por la pérdida de sus aguas"

Con el fin de evitar perjuicios el Fiel partidor debía informar al público de las horas que estaban ocupados por las aguas de la "Fuente Antigua" los brazales de la misma por donde puedan cursar las de "San José y María".

Ya en el año 1878 la mina presenta un alto grado de deterioro, tanto es así que en Noviembre D. Juan María Jonassín elabora un proyecto para la reconstrucción de la galería. El facultativo dictamina que los trabajos se realizaron sin los medios y el personal adecuados, observando que:

"la perforación se hizo a ojo sin seguir pendientes uniformes, y sin hacer caso de la clase de terrenos que se atravesaba, y darles las pendientes que le correspondían; y de ello resulta que las pendientes son demasiado rápidas y las aguas arrastran las tierras, no solamente de la parte inferior de la mina, sino de los costados de la misma, carcomiendo su base, lo que ha dado por resultado, que se desprenden las tierras poco a poco"

El nivel de inclinación por donde discurrían las aguas en el interior de la galería era una regla básica y primordial para asegurar el acueducto desde la mas remota antigüedad. Marco Lucio Vitruvio señalaba tener una pendiente del 1,5 al 3 por mil.

Descripción de la mina por Juan Maria Jonassin

En la vertiente Sur de la sierra de Crevillente, existe la mina de San José y María, que producía antes del hundimiento que hace poco se verificó, un manantial de aguas potables de 80 litros por segundo.
Como las pendientes son excesivas y los terrenos de poca resistencia, han sucedido desprendimiento de tierras que han cegado completamente la galería.
... Desde la bocamina hasta un poco antes de llegar al pozo nº 1 es terreno eoceno aglomerado de caliza silícea... desde este punto hasta 40 metros mas alla del pozo nº1 se atraviesa terrenos areniscos...
Sigue después la galería hasta cerca del pozo nº 7 atravesando en todo su curso terrenos yesosos compuesto de sulfato de cal hidratado con óxido de bario, mezclado con arcillas y margas...
Lo que queda de la galería después de lo descrito hasta el nacimiento de las aguas, atraviesa rocas calcáreas compactas triásicas revelando indicios inequívocos de un avanzado metamorfismo determinado, lo mismo que la posición de los estratos por la aparición de la dioreta; es caliza Muschelkalk que debe ser asentada sobre el ródeno y conglomerado; esta clase de caliza es cavernosa y prueba de ello es que el nacimiento proviene de una caverna con la cual dio la galería...

---------------

En la descripción del Sr Jonassin refleja además la velocidad calculada en todos los tramos de la galería, notándose que ésta es excesiva en todos los puntos y ser la causa principal de los desprendimientos, proponiendo varios modelos de revestimiento atendiendo a las capas de terreno por el que atraviesa la mina.



El 29 de Septiembre de 1878 y el 5 de Diciembre de ese mismo año se firman los proyectos para la construcción de un acueducto sobre el Barranco de las Encarnadellas y el proyecto de un sifón sobre el Barranco del Camposanto respectivamente, presupuestado éste último en 11.133 reales con 60 céntimos que permitía el paso de 150 litros de agua por segundo.



En Julio D. Manuel Quesada Candela, miembro de la Sociedad, solicita la autorización para utilizar las aguas de la mina en un molino de machacar esparto.
El 1 de Diciembre de 1879 el Presidente de la Sociedad, D. José Espinosa y Mas, eleva una instancia al Gobernador de la Provincia de Alicante comunicando que la firma que preside pretende ampliar la red de acequias y que ante las sospechas de que algunos de los propietarios por donde ha de pasar la conducción se oponga, solicita la declaración de utilidad pública para las mencionadas obras.
Hasta esa fecha las aguas de la Sociedad ameraban 600 hectáreas y con la ampliación se pretendía alcanzar las 1600 hectáreas
El nuevo trazado que pretendía construir la Sociedad San José y María consistía en prolongar sus trabajos atravesando la Carretera de Alicante a Murcia en el kilómetro 29 y 175 metros por medio de una tajea.
De la acequia principal se distribuía el riego en brazales:
- Brazal de Amorós de 2.679,90 metros de longitud
- Brazal de Sifón de 1.459,80 metros de longitud
- Brazal de Gabriel de 1.653,70 metros de longitud
- Brazal de Deula de 5.480 metros de longitud
- Brazal de Senia de 884,50 metros de longitud
- Brazal de Balsa de 1.551,50 metros de longitud
- Brazal de Pascuales de 1.016,40 metros de longitud
- Brazal de Choza de 3.712,50 metros de longitud
- Brazal de viuda de Gallardo de 1.461,10 metros de longitud
- Brazal de Mangranera de 3.100,70 metros de longitud
- Brazal de Manso de 578,50 metros de longitud
- Brazal principal de carga (trozo 1) de 5.741,50 metros de longitud
- Brazal principal de carga (trozo 2) de 2.157,50 metros de longitud



Proyecto de construcción de los Molinos Magro


D. Manuel Magro y Lledó miembro de la Sociedad, autorizado por escritura pública por la Junta General proyecta en Febrero de 1879 la construcción de tres molinos harineros en terrenos de su propiedad y del Municipio.
El Sr Magro, dueño además de un molino harinero ubicado en el río Vinalopó, aguas abajo de la presa del pantano de Elche denominado "Nuestra Señora del Carmen", asegura no perjudicar a nadie; tener las autorizaciones necesarias; que los terrenos que ha de atravesar son suyos y de propios; que ningún valor tienen por ser unos eriales y que las aguas utilizadas como fuerza motriz para la maquinaria son de propiedad particular.
El 11 de Junio los peritos tasadores D. Jacinto Molina y Lledó y D. Calixto Ribero, nombrados el primero por el Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Crevillente, y el segundo por D. Manuel Magro fijaron el justiprecio del trozo de terreno perteneciente a los propios del Municipio en las partidas de La Lobera y de las Corraladas.
En el informe declaran que los terrenos enclavados, comprendiendo en ellos los que ocupan la acequia de riego de la Sociedad, desde la bocamina hasta doscientos metros mas abajo del punto donde se ha de construir el último molino, se ha practicado el reconocimiento, tasación y medición geométrica clasificándolos de tercera clase, incultivables por carecer de capa de tierra para la vegetación "de modo que ni aún yerba crían".
Lindan por levante con tierras de Joaquín Hernández y Manuel Magro; Poniente con las de Francisco Perez Bayona y Joaquín Alfonso; Mediodía con las de Salvador García Puch, Manuel Magro y el camino de las Corraladas y por el Norte con tierras de Manuel Magro y Francisco Perez.

Como resultado de las operaciones resulta:

"Que los referidos terrenos en junto tienen una superficie de cincuenta y siete tahúllas y cuatro octavas de la medida antigua de esta localidad, y han sido justipreciados en doscientas ochenta y siete pesetas, cincuenta céntimos. "



En la actualidad se puede seguir desde la misma bocamina de La Cata el trayecto que realizaba el agua hacia los edificios hidráulicos del Sr Magro.
Bocamina

Los molinos, hoy restaurados, forman parte de un centro de medio ambiente de la sobra social de la Cam.
Desde la entrada de la galería nace una acequia que circula por la misma pared de la rambla y que salva a ésta por medio de un acueducto, para continuar al otro lado salvando una escorrentía por otro acueducto, y avanzar enterrada pasando por terrenos particulares hasta el centro educativo.



En la entrada de la finca se observa de nuevo la acequia a la derecha de lo que es hoy día el laboratorio del centro. Aquí el canal se divide en dos ramales: uno que va camino del primer molino y el siguiente hacia unos bancales destinado para el riego.


Acueductos
Antes de llegar al al acumulador del primer molino las aguas eran distribuidas a través de un partidor a la altura de la molineta existente en la actualidad. Los caudales se repartían mediante una acequia hacia el primer artefacto, y la otra continuaba en acusada pendiente hacia el cubo del segundo molino.
El agua llegaba a través de la acequia al primer molino por un acueducto para precipitarse por un pozo de unos 12 metros de profundidad para hacer funcionar la maquinaria. El edificio de este primer molino o molino de arriba esta restaurado y se usa como salón de actos.


Acueducto y edificio del Molino de Arriba

El agua sobrante de este primer edificio, se dirigía a través de un túnel subterráneo hacia el molino de en medio y realizar idéntico trabajo.


Acueducto y pozo del Molino de En Medio

Por los cacaus de este segundo molino salía el agua hacia el molino de abajo situado al otro lado de la carretera de acceso al centro educativo. De este molino solo queda la acequia y el torreón donde caía el agua a su interior.


Pozo del Molino de Abajo


Servidumbres de Acueducto

De idéntico modo que todas las sociedades de alumbramiento de aguas, San José y María no fue ajena a pleitos con motivo de la conducción de éstas.
el 20 de Abril de 1893 D. Enrique Cremades en representación de la Sociedad solicita la imposición de servidumbre de acueducto para el aumento de riegos.
Una vez anunciada en el Boletín oficial de la Provincia, el Gobernador acordó decretar la servidumbre con fecha 21 de Diciembre.
Por esas fechas el caudal del manantial era de 90 litros por segundo y para la distribución de riegos se pretendía la imposición de la servidumbre en una red de cauces de 31.545 metros de desarrollo.
Contra la resolución del Gobernador varios afectados recurrieron en alzada ante el Ministro de Fomento.
El 25 de Agosto de 1896 el Director General de Obras Públicas dictamina una Real Orden dejando sin efecto la resolución del Gobernador de Alicante, declarando que no puede dictarse resolución sobre el asunto hasta que no se resuelva sobre la propiedad de los cauces que prestan el servicio al riego por el tribunal competente.
Citar otro incidente de la Sociedad en el año 1879 contra el registro de una mina de lignito próxima denominada "el Salvador de los Borrados".

---------------

La Sociedad fue creada en un principio para el riego de las tierras de sus miembros; la utilización de sus aguas como fuerza motriz para mover molinos hidráulicos, y también, junto con los caudales de la Fuente Antigua y de Els Clots, para el abastecimiento del resto del término.
Durante la segunda mitad del siglo XX el caudal que salía de la mina era exiguo. En 1924 la familia Magro construyó un molino eléctrico en las proximidades de Crevillente.
Se plantea entonces la instalación de un aparato de perforación mecánica para aumentar el caudal.
En el documento de abajo queda reflejado el presupuesto de la prestigiosa firma "Ingersoll-Rand" para la perforación de la mina compuesto de un martillo perforador, barrenas, etc..



Según el ingeniero de minas D. José Meseguer Pardo, tras los trabajos para recuperar aguas se llegaron a obtener 27 litros por segundo destinados al riego, practicándose a su vez un análisis por el laboratorio del Instituto Geológico y Minero.

Análisis de las aguas

                                                    Cal ........................................ 0,1689 gramos en litro
                                                    Magnesia ............................... 0,0978      "             "
                                                    Anhídrido sulfúrico ................. 0,3018      "             "
                                                    Cloro ..................................... 0,5538      "             "
                                                    Cloruro sódico ....................... 0,9130      "             "
                                                    Grado hidrotimétrico .............. 52º

En la actualidad la mina esta seca y arruinada. Casi con total seguridad las exploraciones en la Galería de los Suizos y la traída de caudales alóctonos han contribuido al abandono de estas importantísimas excavaciones mineras en busca de aguas en la comarca.
Afortunadamente el Archivo Municipal de Crevillente recoge en el "Fondo Sociedad Minera San José y María. La Cata" toda la información sobre esta Sociedad, así como planos, pleitos, etc.
Mencionar también la información conservada en el Archivo Histórico Provincial de Alicante sobre esta Compañía y otras en el término de Crevillente.

Este artículo es una pequeña crónica de la información obtenida de estos dos organismos y de la recabada sobre el terreno.

Fuentes Consultadas:

- Archivo Municipal de Crevillente
- Archivo Histórico Provincial de Alicante
- Diario El Constitucional (12-12-1873)
- Diario El Constitucional (18-07-1878)
- Observaciones sobre el Reyno de Valencia. Antonio Josef Cavanilles.
- Instituto Geológico y Minero de España. Hoja de Elche

1 comentario :

Palantir dijo...

¡Uf!. Muy bueno Sergio. Lo comparto en el Facebook. Venga