Buscar este blog

lunes, 30 de marzo de 2015

MINAS DE OCRE EN SAN VICENTE DEL RASPEIG (EXCAVACIÓN 1)

En mi entrada "las minas de ocre de Muchamiel y San Vicente del Raspeig", se dio una visión general de las excavaciones iniciadas en el último cuarto del siglo XIX y comienzos del XX en ambos términos, siendo Muchamiel el Municipio donde estaban ubicados los puntos de extracción principales, destacando particularmente la mina "La Justa".

En el término de San Vicente del Raspeig se pueden contabilizar hasta siete puntos de extracción, algunos de los cuales están integrados en las pertenencias mineras de los Sres Federico Guardiola y Federico Ghiglione en la loma del Sabinar compartiendo su territorio con Muchamiel.

---------------

La excavación nº 1 esta situada en el extremo occidental de la Sierra Pelada, unos metros por encima de la carretera que conduce a la Hacienda El Sabinar.
Se accede a través del antiguo camino carretero usado por los mineros para el acarreo de material. La calzada esta excavada en la roca y tiene 77 metros de longitud por 1,50 metros de amplitud.
El camino finaliza en una disposición de tres explanadas o rellanos situados a distintos niveles cuyos muros han sido construidos con los productos de la excavación.
El punto principal de extracción está situado en la terraza situada a un nivel superior.
Simula la entrada a una gruta con signos evidentes de que ha sido frecuentada por excursionistas, ya que hay restos de basuras y las paredes pintadas de grafitis.
En esta zona se advierten dos pozos situados en el lado occidental del camino de acceso; dos zanjas y un pozo al mismo nivel de la terraza intermedia y tres pozos situados por encima de la cavidad principal.


Vista general de la excavación desde el camino carretero
La sala tiene una superficie de 25 metros cuadrados aproximadamente. En el suelo hay gran cantidad de escombros y las paredes y el techo están formados con grandes rocas encajadas unas sobre otras, con un perfil irregular a consecuencia de alguna explosión provocada en los trabajos de ampliación.

Entrada a la cavidad principal

Muchas de estas rocas están cubiertas de concreciones calcáreas ya secas, lo que indica que los mineros atravesaron espacios naturales como se puede comprobar en el interior de la mina mas adelante.
Se accede al interior salvando un pequeño desnivel. A la izquierda hay un pozo de escasa profundidad, sin continuidad, y encima de él hay un muro encajado sobre dos rocas. Detrás de él hay una abertura que comunica con el exterior.
Al Sur nace una pequeña galería colmatada a un par de metros.
Orientada al Norte hay una galería descendente de 5 metros de longitud parapetada con muros de piedra a ambos lados. El suelo está cubierto de pedruscos y su escasa altura obliga a avanzar encorvados.



Al final hay un pozo donde se observa un agujero taladrado en su cabecera para ubicar una viga. Encima de él hay una abertura que comunica con el exterior y una pequeña galería de 10 metros de longitud que finaliza en una pequeña estancia, con señales de picoletas y taladros marcados en la roca y una gran brecha de óxido en el techo.


Galería y óxido de hierro

El pozo tiene una profundidad de 7 metros con dos muretes escalonados formados con escombros al final, y una galería en dirección SE de 5,50 metros que finaliza en un socavón de 1,20 metros de profundidad. Detrás de él hay un murete de piedra y una galería de 3,60 metros sin continuidad.

Vista del pozo desde el fondo
Galería llena de escombros
Al lado del pozo en dirección NO hay una pequeña galería de 5 metros de longitud. Al otro lado hay una sala que comunica con el exterior a una altura de 10 ó 12 metros y una intersección de caminos:



1. A la izquierda, en dirección NO da comienzo una estrecha galería descendente con un piedra encajada transversalmente al inicio del túnel.

Galería nº 1
Tiene una longitud de 30 metros. Durante los primeros 12 metros hay que avanzar por un estrecho pasillo entre grandes bloques de roca. Salvada esta distancia vemos un murete de piedras a la izquierda y un escalón de 1,50 metros.
Desde aquí y durante los restantes 18 metros la mina es mas amplia y mayor el desnivel.
Se observan concreciones calcáreas en las paredes y grandes vetas de hierro en las hendiduras de la roca del techo.
La galería finaliza en un pequeño pozo sin continuidad. En la cabecera hay un pequeño conjunto estalagmítico seco.

Veta de hierro
2. Hacia el Norte se dirige una galería ascendente con gran cantidad de escombros cubriendo el suelo y con óxidos de hierro en el techo. Al final hay una oquedad que comunica con el exterior y un paso-grieta casi vertical que comunica a un nivel inferior con la galería nº 3.
A la mitad del descenso hay una pequeña galería orientada al Norte sin continuidad.

Espeleólogo al fondo de la fisura

3. La tercera galería desciende y en su término es casi vertical. Al final nace una galería a la derecha sin prolongación, y otra a la izquierda. En su recorrido observamos un gour húmedo a consecuencia del agua filtrada procedente de las escasas lluvias de los últimos días.
A continuación hay una pequeña galería a la izquierda con un pozo de 2 metros de profundidad. A la derecha hay una galería con un muro de piedra, encima del cual hay un pequeño conjunto estalagmítico coloreado de ocres.

Gour

Concreciones calcáreas
Unos pasos adelante hay una hueco a la derecha donde nos asomamos a la sala mas profunda de la cavidad. La galería por la que andamos nos conduce a ella dando un un giro a la derecha a través de un túnel descendente lleno de escombros.
Los mineros dieron con una estancia natural con gran cantidad de concreciones calcáreas, prácticamente todas rotas a consecuencia de los trabajos de extracción.
Hay algunas banderas seccionadas y pequeñas estalactitas maquilladas de polvo de ocre. Se observan además las señales de los picos de los mineros y marcas de cañas de barrenos.



La galería principal por la que accedemos finaliza en una sala que comunica a través de la fisura con la galería nª 2 ya comentada.
Subiendo por la pared de la izquierda vemos unos troncos haciendo la función de vigas, sosteniendo un montón de escombros y un agujero en la roca con una veta de óxido y ocre fresco.



En este lugar hay una oquedad donde hay que acceder a rastras. En su interior, donde solo cabe una sola persona en pie, hay una pequeña estancia bellamente decorada de concreciones y una pequeña colada.


Miembros de la expedición:
Sergio Gez
Stefan
Rafael
Vicente

No hay comentarios :