Buscar este blog

martes, 24 de abril de 2012

EL CAMINO DEL AGUA - BENILLOBA

Ruta Realizada el 21/04/2012


Pascual Madoz en su Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España en la descripción que hace de la población de Benilloba señala:

"... La parte destinada a cultivo es bastante fértil, y comprende tierras de las tres calidades en secano y regadío:  este lo proporcionan dos acequias y un canal que conducen las aguas del mencionado r. Alcoy, sobre el cual hay dos puentes de piedra de uno y dos arcos, sirviendo también dichas aguas para dar impulso a 4 molinos harineros y a un batán.... Antes de la estinción de los señ. correspondía el de esta v. al conde de Villa-Gigedo, quién percibia la octaba parte de frutos."


Sirvan estas notas como introducción de esta ruta a través del cauce del Rio Penáguila (siempre que se pueda), a su paso por Benilloba, pasando por la ubicación de estos antiguos molinos y siguiendo el trazado de la casi inexistente ya, red hidráulica.

Para comenzar, nos dirigimos por la carretera que une Benilloba con Benasau, y unos metros antes de llegar al cruce de Gorga, giramos a la derecha por una pequeña carretera que va a morir al río.
El río baja con bastante agua. Justo al otro lado se ve el Molí harinero de Raimundo. "El Tio Ramón" fué a mediados de los años 50 el último molinero. El agua para moverlo se recogía de un azud situado a más de 1 Km aguas arriba, y era conducida por una acequia, a veces alcavonada a través de algunas lomas, para pasar a través de un espléndido acueducto salvando el Barranco de la Torre sena, y dirigirse a la balsa, donde el agua se precipitaba en el pozo para hacer funcionar la maquinaria.

Este lugar entra dentro de los límites de Penáguila, pero he decidido saltarme los lindes para poder ver éste molino harinero, el mejor conservado de todo el trayecto, y como no, el acueducto.

Acueducto de la Torre Sena


El acueducto se encuentra unos metros arriba, a la izquierda del rio. La acequia que parte del acueducto hasta el molino se encuentra tapada por los desprendimientos de tierra de la loma sobre la que va apoyada. La balsa del molino esta casi tapada por la maleza. Se ve perfectamente la entrada al pozo y un desaiguador a la derecha.
El agua sobrante salía por el cacau para ir a parar a la Sequia del Rec de l´Ombría.

Pozo y desaiguador a la derecha
Molí Raimundo

Desde aquí seguimos el cauce del Penáguila o Frainós aguas abajo. Pasamos por una pequeña balsa con agua, que es la Basseta de Sala. Pronto se comprueba que no es fácil seguir con el itinerario porque la vegetación lo impide; en su lugar hay que ir arriba y abajo y buscar las pequeñas sendas que hay marcadas sobre el sembrado de hojas secas de los chopos.

En el punto en que coinciden el paso del río, el Assegador de L´alt de la Lloma que desciende por el sureste, y el Barranc de Cuixot o dels Amagats, podemos ver salvando éste último, el Acueducto de Cuixot.

Acueducto de Cuixot (año 1794)

El agua que en su día circulaba por el acueducto era recogida por un azud en las proximidades del Molí Raimundo, (que yo no he podido apreciar), encauzada por una acequia y en tramos también alcavonada. Esta agua era la misma que la del Rec de L´Ombría, y se dirigía al Molí Vell que visitaremos mas tarde.

Siguiendo el curso del rio, a unos 200 metros se hace imposible seguir impedidos por la maleza. Nos obliga a volver atrás y continuar por el camino que asciende dirigiéndose hacia el noroeste. Cuando el camino gira a la derecha, seguimos por una senda a la izquierda  que pasa tras la gasolinera del pueblo. Aquí desemboca el Barranc de Petrosa donde hay una fuente del mismo nombre entre la carretera y el barranco.

Por la carretera principal continuamos unos metros en dirección al pueblo. Al pie de la gasolinera en plena cuesta se encuentran los restos del Acueducto de La Canaleta. Llevaba agua de un brazal de la Sequia de La Solana salvando el Barranco de Petrosa.



Bajamos de nuevo por un estrecho camino donde una señal indica la situación del lavadero. Está restaurado, pero seco e inutilizado, y al parecer un poco olvidado.



Atravesamos el Camí del Dubots, que es el antiguo camino de Benilloba a Benifallim. Allí a escasos metros de un gran chopo al margen izquierdo del río, está la Font del Retor. Una fuente con un pequeño alcavón olvidada, esperando a que la maleza la tape y la oculte. Este lugar en el pasado era lugar de recreo de las personas del pueblo.

Font del Retor

Aquí en las proximidades se encontraba el desaparecido Molí del Barranquet de Monllor. Este molino, harinero en sus orígenes, dejó de serlo en la primera década del siglo XX, para convertirse en molino papelero con 20 años de actividad más. En 1930 el molino fue abandonado. Este artefacto también recibía el agua de la Sequia del Rec de L´ombría.

Nos dirigimos de nuevo al Camí dels Dubots y volver a la carretera principal que cruza Benilloba, para dirigirnos a la entrada del municipio y asomarnos al puente donde la carretera cruza del río. Allí vemos lo que queda del Molí Vell. Igual que los anteriores, el agua utilizada para hacerlo mover era la misma del Rec de L´ombría.
Desde las ruinas, aún puede verse la acequia, prácticamente tapada por la vegetación, que se dirige al pozo del molino que es perfectamente visible.

Cup o pozo del molino
Pozo del Molí Vell

De nuevo se hace poco menos que imposible continuar siguiendo el cauce del Penáguila, y debemos dirigirnos al pueblo; girar a la izquierda por la Avda de Alcoy, seguir más adelante por la calle de Cocentaina, y seguir la señal que indica Molí del Salt, y parte más interesante de todo el trayecto.

Es una carretera que nos lleva de nuevo al río. En el punto donde lo cruza está la Font de la Teulería y el acueducto del mismo nombre.

Font de la Teulería



Acueducto de la Teulería

Aquí entramos en un área recreativa aproximándonos al Molí de Les Penyes del Salt. El molino o lo que queda de él, está colgado de las peñas que lo sustentan. El agua para hacerlo funcionar se recogía por un azud situado a poco más de un kilómetro y pasaba por un alcavón hasta la balsa del molino y desde aquí mediante otro pequeño minado hasta el pozo.
En la actualidad, unos metros antes del molino hay un dique, y desde aquí el río fluye por un desfiladero espectacular hasta el salto de agua del molino que veremos después.

Dique del molino
Molí de Les Penyes del Salt
Alcavón o conducción de aguas hacia el molino

Con cuidado y situados encima de las ruinas del edificio se puede ver el pozo, la entrada y la bocamina de la conducción de aguas.
Pero lo que más llama la atención es el paisaje a nuestro alrededor, llamando poderosamente la atención el puente sobre el rio aguas abajo, y camino ya, del espectacular Molí del Salt.

Puente sobre el rio Penáguila aguas arriba

Desde el dique, el río transcurre por un estrecho desfiladero para acabar precipitándose en una cascada. 100 metros antes del salto, el agua era desviada por un alcavón excavado en la roca en el margen izquierdo, para continuar en una acequia con un desaguador, hasta el pozo del molino.
Desde el pozo, parte hacia la izquierda una acequia destinada al riego, y desde la cascada pero al otro lado del río, se observa escavada en la roca otra acequia con el mismo fin.

Desfiladero, próximo al salto donde se puede observar el alcavón y la acequia
Molí del Salt

Se puede acceder fácilmente a la acequia que suministraba agua al molino por la parte trasera de éste, e internarse en el alcavón bien agachados.

Alcavón situado al lado del desfiladero

Alcavón
acequia y desaiguador

Como se observa en la foto, el molino está en un estado lamentable. Aún conserva la turbina y la dinamo en el interior del edificio; como visible es la cacau de grandes proporciones a consecuencia de la instalación de la central eléctrica.
El molino fue construido en la década de 1760-70 como molino harinero. Después de numerosos propietarios y arriendos, el 15 de Junio de 1899 Luis Orta Monparler compra, en nombre de la sociedad "La Eléctrica de Benilloba", el molino para suministrar a este municipio de corriente eléctrica.

El 1 de Enero de 1900 D. José Cort Merita redacta un "Proyecto de reforma de la presa del Molino del Salt" para la producción de energía eléctrica "que se suministrará para luz y fuerza a la villa de Benilloba y mas tarde si así conviniese a sus intereses, a Milleneta, Penáguila y Alcolecha".

La Correspondencia de Alicante de 30 de Agosto de 1900 señala que:

"La jefatura de obras públicas de la provincia, otorga la concesión solicitada por D. José Cort Mérita, director de la Sociedad Anónima  titulada La Eléctrica de Benilloba domiciliada en Alcoy, para construir una nueva presa que sustituya la del molino denominado El Salt, sito en el término municipal de Benilloba, y aprovechar las aguas del río Penáguila como fuerza motriz en la producción de fluido eléctrico".

Este paraje del Salt es magnífico, y es penoso que lo poco que queda del edificio del molino acabe por derrumbarse completamente.
El profesor Gil Olcina en la presentación del "Inventario del patrimonio hidraulico de la provincia de Alicante" dijo, refiriéndose a este monumento y a otros que, "son unas catedrales hidráulicas y me extraña que no sean declaradas Patrimonio de la Humanidad"


--------------------

En este punto final de la ruta y después de haber intentado seguir el camino del agua, usada tiempo atrás para mover máquinas y para el riego, suficiente parece ser, para estos menesteres, la carencia de ésta para abastecimiento humano ha sido alarmante en la historia de Benilloba, ya que hasta los años 80 del siglo XX no se le dio una solución definitiva.

Durante el siglo XIX la gente acudía a pozos y manantiales  transportando cántaros a lomos de caballerías. A mediados de ese siglo había una fuente llamada la Font Nova en la partida de Petrosa. "Imagino que aquella Font Nova es la misma que la actual Font Petrosa". Desde aquí se canalizó el agua hasta el huerto de D. Francisco Barrachina, hoy Plaza de la Fuente, y en una pared de la C/ Mayor se instaló la fuente. La canalización duró 50 años.

acequia y desaiguador

D. José Canalejas Mendez, durante un viaje que hizo al municipio, prometió una ayuda para recontruir la conducción desde la fuente hasta el pueblo, cosa que se hizo en 1891 con la instalación de la Fuente del Progreso, año 1896.

Fuente del Progreso (foto Historia de Benilloba)

Durante el siglo XX el caudal debería ser insuficiente; el pueblo de Benilloba siguió buscando agua, auxiliada en ocasiones por el vecino pueblo de Penáguila que no carecía de ella.

El 29 de Octubre de 1979 se produjo una sorprendente llamada telefónica de D. Manuel Torres Llopis, vecino de Benichembla, al entonces alcalde ofreciendo la solución a la carestía de agua que tenía el pueblo.
Después de esta conversación  el Sr Torres indicaba en un punto exacto del Barranco de Penelles, lo que es el Mas de Ferrer, para hacer la cata.
Y así fué; El municipio después de consultar con el Instituto Geológico y Minero de España empezó la perforación, y el 8 de Enero de 1980 a las 17:00 hras, a 62 metros de profundidad brotó agua más que suficiente.
Los días 1 y 2 de Febrero de ese año, se improvisó una gran fiesta en lugar de la extracción, se bendijo el agua, amenizado por la Filarmónica Benillomense. En los días sucesivos hubo pasacalles y desfiles de Moros y Cristianos para celebrar el tan esperado acontecimiento.

Desde aquí se realizó una conducción hasta Benilloba, inagurada el 2 de Agosto de 1981.


Inaguración (foto. Historia de Benilloba)





7 comentarios :

Enric dijo...

Hola Sergio

Quería darte la enhorabuena, por tu maravilloso blog, tanto en fotografías como en textos.
Te escribo, por que he puesto un enlace de tu blog en mi página www.pahiscul.com , si tienes algún inconveniente me lo comunicas. Pues creo, que debemos apoyarnos en la divulgación de nuestro patrimonio, y que la gente conozca los que desconoce.

Saludos de Enric.

sergio dijo...

Hola Enric, en primer lugar gracias por tu comentario. Ahora mismo voy a poner un enlace de tu página (que la visito con frecuencia)en mi blog.
Precisamente la primera noticia del acueducto del Barranc del Cuixot fué a través tuya.
Tienes razón en lo último que has dicho; Hay que recordar nuestro pasado y no dejar que desaparezca.
Gracias de nuevo.
Un saludo.
Sergio.

Maria dijo...

Has fet un bon treball, m´agrada molt.Enhorabona.
Maria

sergio dijo...

Hola María me alegra que te haya gustado el artículo. Gracias por comentar.
un saludo.

Toñi dijo...

Hola Sergio muy buena toda la documentación que aportas,me gusta mucho visitar los pueblos de montaña de Alicante y cercanías y he visto el Molí del Salt, es un sitio precioso para pasear y descansar bajo del molino junto al río y bajo la sombra fresca de los chopos, ademas en Benilloba se come muy bien y aprecio justo.
Gracias por tu blog, hasta siempre.

sergio dijo...

Hola Toñi. Razón tienes con el paraje del Molí del Salt. Pide a gritos una rehabilitación de "lo que queda de él".
Celebro que te guste el blog.
Gracias.
Sergio

María dijo...

Es un blog precioso, permite divulgar y disfrutar todo aquello que tenemos.
Excelente trabajo. Enhorabuena.
Saludos de Maria