Buscar este blog

lunes, 23 de septiembre de 2013

BARRANC DE LA SARSA - BARRANC D´EIXAU

Esta ruta discurre por el Barranc de la Sarsa, enlazando con el Barranc d´Eixau rozando los lindes de los términos de Agost, Castalla y Petrer, para visitar algunas fuentes que nacen en este recorrido y las pequeñas obras hidráulicas realizadas para conducir, almacenar o modificar el curso del agua.
El Ayuntamiento de Agost ha señalizado parte de este itinerario con el S.L.V 143 con el nombre "Ruta Cultura del Agua".

Desde Agost tomamos la carretera del Pla de Rufa; continuamos por el Camí de Catí hasta llegar al antiguo trazado del ferrocarril Alicante - Alcoy.
La ruta comienza aquí, justo al lado del acueducto que salva la vía verde. Esta conducción es la boquera del Nacimiento de agua del Estret. Podemos seguir, bien por la prolongación del Camí de Catí o siguiendo la acequia. Los dos trayectos se comunican mas al norte.


A ambos lados tenemos dos grandes embalses de agua para riego. El de la derecha está vacío y al parecer inutilizado; el de la izquierda es el embalse de la "Mare de Deu de la Pau".
Pronto llegamos a un cruce de caminos donde hay unas señalizaciones de senderos. Uno de ellos indica la dirección del Nacimiento del Estret, desviándonos hacia el Este a través de un camino con pendiente ascendente. Esta orientación carece de toda lógica ya que el manantial se encuentra en el Barranco de la Sarsa hacia el cual nos dirigimos, y situado al inicio de la boquera que circula a nuestro lado. 
La ruta sugerida por el cartel solo se entiende pretendiendo hacer del S.L.V una ruta circular y mas amena.
Seguimos hacia el Noroeste pasando al lado de un chalet a la izquierda, y por otro a la derecha, con unas esculturas de hierro en la puerta.
El camino nos lleva cuesta abajo hacia el mencionado Barranco de la Sarsa. En este lugar se observa en el margen derecho de la rambla los restos de un dique y una diminuta y serpenteante acequia que finaliza en una pequeña balsa construida entre dos rocas con un muro frontal de piedra.

Canal tallado en la roca y la balsa a la izquierda

Este canal se origina unos metros aguas arriba, a la derecha del lecho, en la entrada de un pequeño alcavón que está colmatado en su interior a siete metros de la boca.

Alcavón

Continuamos pegados a la izquierda del barranco. Arriba se puede ver el muro de piedra que sostiene la acequia que seguimos y un panel informativo del Ayuntamiento de Agost.
Unos metros arriba hay un cañaveral con mucha maleza alrededor creciendo en el interior de una antigua balsa apenas perceptible.
La acequia que hemos seguido desde el inicio acaba unos metros por encima del estanque, al mismo nivel de la pequeña presa de derivación que hay en el barranco, con la finalidad de desviar las aguas de avenida hacia la boquera.
Justo a la derecha hay una pequeña senda que conduce al pequeño Nacimiento del Estret. El agua es filtrada por las paredes y se embalsa en una pequeña alberca rodeada de vegetación.

Nacimiento del Estret

video

Continuamos por el sendero ascendiendo por el barranco; a 300 metros hay una senda a la derecha que se dirige a la casa de L´Estret; continuamos por el interior del barranco aproximándonos al "estrecho" propiamente dicho, donde discurre un pequeño hilillo de agua. Al final hay un pasamanos instalado no muy fiable, ya que la cuerda está muy deteriorada por el paso del tiempo.

Barranco del Estret

Ya en el camino principal, avanzamos por él abandonando el barranco. Unos metros a la derecha hay una gran roca conocida como "la pedra dels quatre termes". Piedra - mojón que delimitaba cuatro comarcas. A unos 7 metros de ella hay un pozo tapado con un palet sin señalizar.
En el siguiente enlace se cuenta la interesante historia de este hito y de la Casa de L´Estret
 la pedra dels quatre termes.

pedra dels quatre termes

A escasos metros nos internamos por el barranco que aparece a la derecha; pronto vemos un acueducto que cruza la rambla. Este acueducto sirve de límite entre los términos de Petrer y Castalla, y conducía las aguas desde un nacimiento situado en el barranco d´Eixau, tributario del Barranco de la Sarsa, hasta unos bancales situados al otro lado.
El agua era elevada por un molino y depositada en una balsa.


Continuamos hacia arriba y seguimos por el camino de la derecha. A la vista tenemos la Casa de les Coves. A un lado del camino hay restos de un horno de cal.
Seguimos por la parte trasera de la casa y llegamos a otro nacimiento de agua con una interesante y cuidada disposición.
Frente al caño o surtidor de la fuente se encuentran, escalonadas, varias pequeñas balsas con un lavadero donde nadan pececillos de color naranja, una mesa y bancos de obra.


Volvemos hasta el camino que da acceso a la casa y continuamos hacia el Noreste en dirección a la Finca de La Chau. En el camino hay bancales de cultivos abandonados. Por nuestra derecha circula una acequia que, en este tramo, (foto de abajo) va adosada al muro de piedra que sostiene el camino desapareciendo a los pocos metros.


La casona presenta un estado de semi abandono. Detrás de ella, ascendiendo una loma, hay un aljibe abastecido de agua de lluvia. Para ello existe una acequia de 320 metros de longitud, con bastante pendiente en algunos tramos, con el fin de canalizar el agua de escorrentía, pasar por dos cámaras de sedimentación para filtrar las sustancias sólidas que arrastra el agua, previo a la entrada de ésta en el aljibe.

En las dos fotos de abajo se observan dos piletas para abocar en ellas el agua y darles salida al exterior mediante un orificio y posterior llenado de cántaros u otros elementos.
         



Para regresar, volvemos sobre el camino de acceso a la finca y a 175 metros viramos por una senda a la izquierda que conduce al fondo del barranco. A pocos metros volvemos a ver el acueducto que traspasa la rambla, y repetimos el camino de vuelta a la vía verde.

NOTA CURIOSA

En los terrenos por donde discurre esta ruta se realizaron prospecciones para la búsqueda de petróleo, como así queda reflejado en una noticia publicada en el diario El Luchador de 17 de Noviembre de 1931.




2 comentarios :

Transi dijo...

Qué gusto de paseo!
Gracias a tus entradas yo también intento leer en el campo pequeñas acequias, aljibes... También me pregunto a menudo por la historia y los habitantes de esas casas que vemos derruidas...
Interesante lo de la Pedra dels quatre termes, qué bueno que los del reportaje encontraran a alguien que había vivido allí, no hay nada como oír la historia directamente de uno de sus protagonistas.
A pesar de llegar tarde, te diré que me ha encantado esta entrada.
Siempre que te leo me dan ganas de salir al monte!
Un abrazote.

sergio dijo...

Gracias Transi, como siempre, por tus amables comentarios que animan a seguir en esa dirección.

Un saludo.