sábado, 21 de diciembre de 2013

FUENTE DE LA TEJA

El paraje donde se encuentra la "Fuente de la Teja" tiene un valor etnológico impresionante. La construcción principal es un gran caserón cuadrangular de tres pisos, con establo, bodega y una pequeña ermita anexa a la casa. Tiene dos pozos de nieve, una gran balsa y otra de tamaño mucho más reducido, seguramente para embalsar el agua sobrante o derretida de uno de estos neveros.
Una senda comunica la casona con una construcción mucho más humilde, con un establo, una balsa, y un pequeño alcavón,  destinada posiblemente al personal del servicio de la finca.
Al fondo de un barranco hay una pequeña balsa y al lado se encuentra la Fuente de la Teja. Actualmente su estado es de abandono, pero que a juzgar por la arquitectura que todavía queda en pie hace pensar que fue un lugar importante y significativo ya que sus constructores se esmeraron para embellecer todo el contorno de la fuente.
Hay que matizar que desde este lugar se transportaba agua en caballerías hasta la ciudad de Alicante a principios del siglo XX.

El agua fue un factor primordial y necesario mas que ningún otro debido a la gran extensión de cultivos, animales y personas que vivieron aquí.
En un terraplén de uno de los bancales abandonados hay una pared de piedra y un arco, en cuyo interior hay, a ambos lados, dos bancos de piedra y otro arco que da entrada a una galería subterránea.
Esta galería es una mina de agua para suministro de la finca.



DESCRIPCIÓN DE LA GALERIA


Desde la bocamina la galería avanza 15 metros; a esta distancia nace una pequeña galería a la derecha; las paredes están recubiertas de piedra ya que el terreno es arenoso y poco consistente cerca de la superficie. El agua que circulaba en su día iba a parar a la balsa principal de la finca. A escasos metros del embalse se puede acceder al alcavón por una pequeña escalerilla de obra.
A la izquierda nace otra galería idéntica a la anterior, que va aumentando de altura a medida que se avanza, con una longitud de 75 metros hasta una bifurcación, donde existe un acceso a la mina desde un bancal. En este tramo hay dos derrumbes que impiden continuar por ella, debiendo seguir mas adelante.
La galería conduce ahora a la derecha en dirección Noroeste. Las paredes están recubiertas de piedra y el techo con grandes piedras planas en forma de cuña.
A 10 metros la mina vira a la izquierda; Durante los próximos 100 metros la galería vira suavemente a derecha e izquierda habiendo en este recorrido dos lumbreras que comunican con el exterior.
La galería en este trozo y de idéntica manera que el resto del acueducto es sumamente estrecho, sin embargo la altitud permite ir perfectamente erguido, teniendo la mina en algunos tramos una altura de hasta 3 metros.

Este tramo finaliza en una nueva intersección de galerías con una lumbrera justo encima de la bifurcación. Hay un partidor, regulador de caudal; los techos construidos con lajas dispuestas en forma de cuña.

Intersección de galerías

Desde aquí hay una galería que avanza al otro lado en el sentido de la marcha (1), y a la derecha continúa otra en dirección Noroeste (2).

1. La galería que continúa recto tiene una longitud total de 76 metros; Al inicio de este tramo hay dos oquedades a ambos lados derruidas; a 8 metros antes de finalizar hay una lumbrera.



2. Desde la bifurcación parte otra galería hacia Noroeste; Es prácticamente recta y serpentea en algunos tramos ligeramente; de techos altos, en algunos trozos son visibles las oquedades donde los mineros ubicaban los candiles para iluminarse. En gran parte de este recorrido hay que andar de lado debido a la estrechez de la mina, evitando rozar las paredes. En algunos tramos las paredes y el techo están recubiertos de piedra para asegurar la robustez de la galería. Esta tiene una longitud de 322.5 metros y tiene 6 lumbreras en su recorrido. En los últimos 80 metros hay pequeños derrumbes de las paredes que obligan a avanzar con cuidado procurando no rozarlas.




La mina con una longitud total de 708 metros, está completamente seca y en buen estado salvando algunos tramos de la última galería explorada. Permanecen visibles las huellas de las picoletas de los mineros para excavar la roca y los orificios a lo largo de las lumbreras o respiraderos, que facilitaban la extracción de los escombros y la entrada y salida de los trabajadores.

señales de las picoletas de los mineros
altura de la mina en este tramo
---------------

En otro punto del paraje, al lado de la segunda vivienda de modestas proporciones mencionada al principio, hay un alcavón con la entrada formando un arco. Se trata de una pequeña galería descendente; al final hay hay un túnel a la izquierda que finaliza a los pocos metros y a la derecha se observa la construcción de una acequia subterránea, que en mi opinión, era para conducir las aguas de la mina hasta este lugar y que vertiesen en la balsa.

acequia subterránea dentro del alcavón
Vista desde el interior de la balsa de
la entrada del alcavon y de la acequia para
desalojar el agua

Justo al lado de esta construcción está situada en la ladera de un barranco la Fuente de la Teja. Está ornamentada también con arcos y completamente abandonada y arruinada.
Aquí se cargaba el agua y trasladada a otros lugares por aguadores, por ejemplo a la ciudad de Alicante.

anuncio del diario "Heraldo de Alicante" de 16-06-1910

Dentro del conjunto, lleno de maleza y escombros, está lo que en otro tiempo fue un surtidor; encima se puede observar un pequeño canal por donde circulaba el agua. A escasos metros en las dos direcciones la acequia está tapada.


Fuente de la Teja

Desde la balsa sale un canal subterráneo que vuelve a ver la luz a escasos metros en un bancal para riego y otro conducto para dirigir el agua sobrante al barranco.
En otro punto de la finca hay otra acequia subterránea que dirigía el agua para riego de unos bancales.

Por lo visto el caudal de aguas que manó de la mina fue importante a juzgar el por el entramado de obras hidráulicas que existe en el terreno destinadas al riego y al abastecimiento humano.
Como sucede casi siempre, estas obras realizadas en el pasado para dotar de aguas, tan necesarias en la vida del campo y tan escasas, se encuentran abandonadas y olvidadas.


Vídeo del interior de las galeríasFacebook

2 comentarios :

Palantir dijo...

Muy bueno, como siempre. Venga

José Vte. Verdú Gisbert dijo...

Enhorabuena por el blog, no lo conocía pero lo voy a poner entre mis favoritos.

Soy un enamorado de la arquitectura hídrica y tengo mucho interés en conocer esta fuente ¿me puedes dar algún dato sobre su localización? es decir, término municipal y situación aproximada.

Gracias