miércoles, 15 de enero de 2014

ACUEDUCTO SUBTERRANEO EN EL SALT (ALCOY)

En las ordenanzas para el régimen, uso y aprovechamiento de las aguas de la Fuente de Barchell se dice:
"...tienen derecho: para el riego de sus tierras los dueños de heredades o fincas de cultivo sitas en las partidas de Barchell, Salt, Riquer alto, Riquer bajo, Sembenet, Buidaoli y Algezares... que han acreditado su propiedad por uso de mas de veinte años o por título escriturario en forma; y para el movimiento de sus artefactos o para el servicio de tinte, los dueños de edificios hidráulicos o tintes sitos en toda la extensión que alcanza el curso de las aguas desde el origen de la Fuente hasta el titulado Molino de Concó."



Los caudales de este río eran usados en tiempos medievales para el riego, donde ya había un reglamento para el uso de estas aguas. Recomiendo echar un vistazo a mi artículo "El camino del agua - La cuenca del Barchell", donde se visitan todos los edificios hidráulicos ubicados desde la Fuente de Barchell, pasando por el Molino de Concó hasta el complejo de Albors en la partida de Algars.
En cuanto al riego, Thomas Glick, profesor de historia medieval, menciona una acequia que atraviesa el Monte Castellar procedente de la misma fuente, así como otra hasta la Partida de Xirillent.

Los terrenos que hay ubicados entre los ríos Barchell y Polop eran amerados con aguas procedentes del primero a través de un interesante acueducto subterráneo que canalizaba las aguas hasta el Mas del Racó de Sant Bonaventura.
El agua, una vez realizado su trabajo haciendo mover la maquinaria de los molinos ubicados en el complejo fabril de Brutinel, era desviada y destinada al riego de los terrenos de la partida del Salt.
En su recorrido esta conducción, y debido a la orografía del terreno, comienza con un alcavón que circula a escasos metros del acantilado del Salt; pasa bajo el cauce del río Barchell; continúa por una acequia a cielo descubierto, para internarse posteriormente en un segundo alcavón; siguiendo su recorrido hasta finalizar a espaldas del Mas del Racó.

Descripción del primer alcavón

Camuflada por hierbas y matojos está la entrada a la galería, o en su caso, la "salida de las aguas" al exterior.
Desde este punto la acequia subterránea inicia su trayecto en dirección NO.
Durante los primeros 77 metros hay que avanzar agachados, debiendo en el último tramo continuar de rodillas sobre un suelo embarrado. En este punto la galería continua serpenteando a derecha e izquierda hasta el final, en un perfil irregular, variando continuamente su altura y anchura.



Vira a la izquierda dirigiéndose al Norte; a los pocos metros la acequia se estrecha y toma altura pasando entre paredes inclinadas, para observar mas adelante, afloramientos de agua en paredes y techo.
Este debe ser el momento en que el canal pasa bajo el cauce del Barchell.


Cuando se han recorrido 125 metros el techo de la galería se eleva pero su anchura disminuye de tal modo que hay que continuar de lado. En este tramo hay agua en el suelo.



A la derecha hay un muro de piedra hecho por la mano del hombre; ahora por la acequia se puede continuar erguido y mas cómodamente. En el avance se observan algunas reparaciones en las paredes, y las oquedades realizadas por los constructores del alcavón para ubicar los candiles.
A 190 metros de la entrada el techo desciende bruscamente obligando a continuar agachados y durante algunos metros avanzar de rodillas; se observan pequeños afloramientos calcáreos del techo ya secos.
Seguidamente hay un paso que hay que cruzar tumbado donde justamente al otro lado hay, a la derecha, dos aberturas que comunican con el acantilado.


A 38 metros se vislumbra al fondo un partidor de aguas y una portezuela oxidados.
Hasta este lugar se llevan recorridos 280 metros. La puerta daba acceso a los usuarios desde la antigua carretera de Madrid al interior, para dirigirlas a través del partidor convenientemente .
Se observan restos de antiguas canalizaciones adosadas a la pared, una acequia que continúa recta y una galería que continúa por la izquierda.


La acequia que sale a la izquierda gira seguidamente a la derecha a través de un paso estrecho para salir a una estancia abovedada perteneciente a lo que fué el Molino Nuevo de Brutinel.
Desde aquí parten dos conducciones a la derecha; una bajita y estrecha y la otra amplia, con techos construidos de piedras planas en forma de cuña.




Esta segunda galería tiene 30 metros de longitud. De ella parte a su vez un canal que comunica con el partidor de aguas, y dos mas llenas de escombros. Paralelo a este túnel circula una conducción entubada de agua, que mas adelante encharca el suelo a través de una rotura.
Ignoro si esta es la conducción de agua potable desde Barchell hasta el depósito de Batoy.

Al final de esos 30 metros hay una galería a la derecha con una ventana al exterior y una a la izquierda anegada de agua que se interna bajo los edificios.



--------------------

De vuelta de nuevo a la entrada del alcavón, se puede seguir el camino del agua siguiendo la acequia a cielo abierto. Está cubierta de maleza; desaparece durante unos metros continuando bajo tierra; adelante se observan a la izquierda, las ruinas de una antigua central hidroeléctrica, ubicada aquí para dotar de energía a las canteras que hubieron en los alrededores. Son visibles las zonas donde se extrajo la piedra y las señales en la paredes de taladros para ubicar barrenos.
A continuación, la acequia para salvar una elevación, continua enterrada en un segundo alcavón.



Descripción del segundo alcavón

Este segundo alcavón es mas corto que el anterior, pero mas tortuoso y ondulante. Tiene una longitud total de 142 metros. Prácticamente durante todo su recorrido hay que avanzar agachado; hay tramos en que hay pequeños derrumbes y la anchura de la galería nunca es mayor de 50 cms.
Cuando ya se llevan 45 metros recorridos el techo está reforzado en algunos tramos con losas de piedras planas para asegurar el minado. A 82 metros de la entrada nace una pequeña galería a la izquierda de 4 metros de longitud y una a la derecha que está llena de escombros. Adelante hay una amplia curva donde se observan reparaciones en las paredes del túnel; el tramo final hacia la salida es el que en mejores condiciones se encuentra.




--------------------

Ya en el exterior el canal continúa su recorrido a través de una acequia de 1´50 metros de profundidad, necesarios para nivelar la conducción debido a la inclinación del terreno. Se aproxima a unas paredes y continúa adosada a ellas a través de una pequeña acequia de obra, inexistente en algunos tramos debidos a los desprendimientos. De nuevo continúa la reguera excavada en el terreno invadida por la maleza, hasta llegar a su final tras el Mas del Racó de Sant Bonaventura.




A escasos metros de aquí se encuentra el azud del rio Polop que desviaba las aguas hacia el acumulador del Molí de Dalt del Racó. Las aguas que constituían el patrimonio de este rio eran las nacidas desde la "Aigüeta Amarga" hasta el molino "De Gracia" y sus beneficiarios eran los artefactos construidos en su ribera y las tierras anexas, como así lo refleja el Reglamento para el régimen, uso y aprovechamiento de las aguas del rio Polop, de Diciembre de 1869.

No hay comentarios :