Buscar este blog

martes, 29 de marzo de 2016

FUENTE DE LA ANIMETA

Este artículo, dedicado al Manantial de La Animeta, sustituye a otro anterior realizado en Septiembre de 2.012 y que fue bautizado como "Un qanat de 600 metros".
En aquella ocasión se inspeccionó la mina en su totalidad pero en la crónica obvié algunos detalles interesantes que espero corregir en esta ocasión.
En esta nueva exploración se han tomado nuevos datos y se ha realizado de nuevo la medición exacta y definitiva de las galerías.

Desde la última vez, el paraje donde está asentada la excavación se ha degradado considerablemente. En aquella ocasión el caserón situado al Sur de la mina estaba en pie y los accesos cerrados. En la actualidad permanece en ruinas. Los muros han caído o han sido derribados; las rejas de las ventanas han sido arrancadas; y la fuente-surtidor que había frente a la construcción ha desaparecido.
Solo la balsa circular donde se almacena el agua de La Animeta permanece en buen estado.
El investigador local Gaspar Agulló ha realizado varios artículos del entorno de la finca, y de entre todos ellos, recomiendo la lectura de "La Animeta o las ruinas de la Arcadia feliz", donde se refleja el estado actual de la casona y los accesos.

Fuente de La Animeta
(Foto tomada en 2.012. Desaparecida actualmente)

En la vez precedente la entrada de la mina estaba protegida por una reja de hierro y el Sr Manuel, (usuario del agua de La Animeta), nos facilitó el acceso. En la actualidad la puerta ha desaparecido.
Se accede al interior a través de una trinchera excavada sobre una pequeña elevación. Una vez en el interior las medidas del acueducto son de 1,90 metros de alto por 0,85 metros de ancho. En el suelo hay excavada una acequia por donde antaño circulaba el agua, hoy en día inexistente en algunos tramos por la falta de limpieza, anegando el agua toda la superficie.
Desde la bocamina hasta la primera lumbrera hay una distancia de 72 metros. En este tramo la galería excavada en la roca arenisca no tiene ningún enlucido, y es similar a la Mina de Galán, con pequeñas conchas marinas incrustadas en la pared. Cerca del primer respiradero la dimensiones son de 1,83 metros de alto por 0,83 de ancho y se observa la reguera con agua bien definida en el suelo.

Primer tramo de la galería

La primera lumbrera que comunica con el exterior es un rectángulo de de 1,80 por 0,87 metros.
El segundo tramo hasta la segunda lumbrera tiene una longitud de 68 metros. El agua cubre el suelo en este sector. La galería presenta el mismo aspecto que el trecho anterior. A 48 metros hay un pequeño derrumbe de las paredes dejando a la vista una superficie de piedras de pequeño tamaño (cantos rodados).
Se observa también las marcas de las picoletas de los mineros, y por su orientación comprobamos que los trabajos se ejecutaron de afuera hacia adentro y a la inversa.
La segunda lumbrera esta abierta en la superficie con un montón de escombros en la base entorpeciendo el curso del agua. De idéntico modo que las demás, tiene forma rectangular, con unas medidas de 1,50 por 0,86 metros.

El camino hacia el tercer respiradero tiene una longitud de 94,5 metros y un suelo cubierto de agua. En este recorrido las marcas de excavación son contrarias al sentido de la marcha, lo que hace suponer la existencia de dos equipos de trabajo en direcciones opuestas cuando se perforó la galería.

Detalle de las picoletas en la galería

Las paredes son rugosas y ondulan suavemente. Cuando se llevan 18 metros el techo de la mina está revestido de ladrillo que se ha desprendido con posterioridad, dejando pequeños montones de escombros en el suelo.
Las dimensiones de la galería son de 1,75 metros de alto por 0,80 metros de ancho y al final son de 1,80 por 0,75 metros.



A escasos metros de la tercera lumbrera hay gran cantidad de pequeñas raíces colgando en los hastiales de la mina. La base tiene unas medidas de 1,70 por 0,83 metros. Esta tapada en la superficie y en ella también hay gran cantidad de raíces tapizando la pared.

Galería invadida de raíces

La longitud hasta el cuarto respiradero es de 71 metros. Al comienzo de este tramo las dimensiones de la mina es de 1,65 metros de alto por 0,80 metros de ancho. El suelo esta encharcado con poca agua y la galería presenta buen estado de conservación. A medida que se avanza se observan diferentes matizaciones en el color de la tierra que cubre las paredes, entre gris y marrón.
Unos metros antes de llegar al respiradero se observa el canal o acequia tallado en el suelo bien definido. El cajero mide 20 centímetros. En este lugar las dimensiones de la galería son de 1,86 metros de alto por 0,90 de ancho.
A 11 metros hay un taponamiento en la base de la lumbrera con una pequeña abertura para pasar al otro lado.



Taponamiento en la cuarta lumbrera

En este lugar hay una bifurcación de galerías: A la derecha hay un túnel escalonado ascendente donde se contabilizan 19 escalones. La galería finaliza a 7 metros del último peldaño por un derrumbe. El techo en este último sector esta construido con lajas de piedra vertical y dispuestas en forma de cuña.
Las escaleras fueron talladas con un acceso exterior para la entrada y salida de los usuarios de la mina y no tener que desplazarse hasta la bocamina principal.

A la izquierda hay otra galería de 10 metros de longitud a la que hay que acceder por un hueco entre los escombros y el techo del túnel. Al final hay una sala totalmente cubierta de raíces procedentes del exterior, igual que la galería de acceso. La estancia es casi un cuadrado con unas medidas de 2,90 por 3,0 metros con un pozo repleto de agua hasta su base.


Galería de acceso y pozo

En los años 60 del siglo XX se instaló una máquina para elevar agua en el foso que funcionaba con gasóleo. Para la evacuación de gases se perforó una chimenea hasta el exterior donde está cubierta con una chapa de hierro.
A lo largo de la chimenea desciende una gruesa raíz que cruza la sala y continúa por la galería de acceso hasta la mina principal.
La invasión de raíces procedentes del exterior originaba junto con el lodo arrastrado la obstrucción del agua en su fluir natural, lo que obligaba al drenaje continúo por parte de los beneficiarios de la mina.

Chimenea

La cuarta lumbrera es la de mayores dimensiones del recorrido con unas proporciones de 2,44 por 1,54 metros. Esta amplitud posiblemente obedezca a la bajada y posterior instalación del motor elevador mencionado desde este lugar.

A continuación la mina avanza durante 97 metros hasta llegar a la quinta y última lumbrera. En este sector el nivel del agua retenida es mayor y cubre hasta casi las rodillas.
La galería esta en buen estado de conservación, mejorando a medida que se avanza. Las dimensiones de la mina oscilan entre 1,70 y 1,80 metros de altura por 0,80 metros de anchura, deambulando con comodidad.
A medida que se interioriza las paredes están recubiertas de una costra calcárea, fruto de la filtración del agua.

Bifurcación de galerías en la quinta lumbrera

Vista de la quinta lumbrera

Debajo de la lumbrera hay un montón de escombros y a la derecha hay una galería lateral de 32 metros de longitud y de unas proporciones de 1,77 de alto por 0,70 metros de ancho. El suelo esta embarrado, con pequeños charcos debido a la filtración de las paredes de la galería. En este lugar encontramos algunos esqueletos de roedores y una serpiente..
En la base del respiradero la galería principal da un requiebro y continúa prácticamente en línea recta durante 186 metros.


Aspecto del último tramo de la mina

El estado de conservación de la mina en este segmento es óptimo. A lo largo de todo su recorrido las paredes y el techo están recubiertos de una gruesa masa de caliza y se oye el constante sonido del goteo del agua.
Sus dimensiones son de 1,80 metros de alto por 0,65 metros de ancho en casi todo el recorrido. Llegando al final la altura disminuye hasta 1,67 metros.
Del techo cuelgan infinidad de puntiagudas surgencias y las paredes, empapadas, parecen recubiertas de mármol de distintos colores. Son llamativas las vetas teñidas en la pared del color de los minerales presentes en la roca.
En el suelo se han formado unos pequeños estanques estalagmíticos formando pequeños gours con pisolitas o perlas de las cavernas de varios colores en su interior.
En el suelo encharcado se observa la acequia original de 17 centímetros de anchura y un canal labrado al lado donde iba asentada una tubería, cuyos restos están desperdigados a lo largo del trazado.


Pisolitas en el suelo de la galería

La mina finaliza en una rampa ascendente de 9,60 metros sobre un suelo resbaladizo y unas paredes caladas.

Espeleólogo en el fin de la mina

---------------

La totalidad de las galerías del Nacimiento de La Animeta suman una distancia de 657 metros, apenas 30 metros menos que la Mina de Lo Galán y superando en esa misma distancia a la Mina Nuestra Señora de La Asunción, todas ellas ubicadas en el término municipal de Elche y estudiadas con detenimiento.

La finca de La Animeta, de grandes proporciones en el pasado, ya no conserva los cultivos y la casona es casi un montón de escombros. La dejadez y el abandono ha propiciado la ruina, y si no se remedia a tiempo, el mismo destino se presagia para este interesante elemento hidráulico que se ha analizado.

Exploraciones:

Las galerías fueron exploradas por vez primera en dos ocasiones en el año 2.012 junto con V. Clarió.
La última incursión en la que se basa esta crónica la he realizado en compañía de Rafael Santacreu.

1 comentario :

Palantir dijo...

Muy bueno. Felicidades Sergio. Me falta saber, con los datos que aportas, si pudo estar conectado el motor a la balsa circular a través del canal excavado en la piedra en superficie, muy cerca de una lumbrera cubierta con un tubo de acero con tapa. Ya hablamos. Venga