Buscar este blog

lunes, 14 de septiembre de 2015

EL CONJUNTO HIDRÁULICO DE LA FINCA DE LO GALÁN

Hay un documento en el Archivo Municipal de Elche fechado en el año 1838 donde varios labradores "impulsados de su celo en fomentar el precioso ramo de la agricultura han practicado a sus costas ciertas excavaciones considerables al Norte de él e inmediato a la cordillera de montes que corre del E al O, en el partido nombrado de Las Saladas de este término, en busca de algún Manantial de Agua para el riego de sus tierras".
Los trabajos dieron resultados satisfactorios, encontrando agua en gran cantidad y de buena calidad. El Ayuntamiento de la Ciudad emite una instancia al Jefe Político Superior de la Provincia informando de este hecho y solicitando el envio de un Hidráulico para la dirección de las obras "profundizando el cauce que saca las aguas a la superficie de la tierra ... y pueda conseguirse en su virtud el grandioso beneficio que se espera, de regar de agua viva, potable y de las mejores circunstancias, tal vez la mayor parte del extenso término de esta villa... y aún de los pueblos limítrofes, incluso la Capital de la Provincia..".

El 5 de Abril y el 14 de Junio de 1839 en el libro de actas del Ayuntamiento hay dos apuntes mencionando la Fuente encontrada en la Partida de Las Saladas y la memoria presentada por el prestigioso D. Jose Antonio Llobet.
Unos años mas tarde D. Francisco Bernard y Agulló emite unos informes sobre los trabajos en busca de aguas que se esta llevando a cabo en el término. En la memoria de Diciembre de 1840 menciona la Compañía de la Sonda Artesiana, de la que el mismo Sr Bernard era miembro, y la Compañía de Las Saladas.
Esta última había practicado un pozo de 440 palmos valencianos de profundidad y 4 pulgadas de ancho, atravesando margas blancas y amarillas, otras de carbonato de cal y otras de color azafranada con granos de arena. 
El 30 de Abril de 1842 el Sr Bernard cita la "nueva galería orizontal en el Partido de Saladas".

Dentro de los límites geográficos que se mencionan en los documentos mencionados hay abiertas varias minas de agua que abastecieron a las Partidas de Saladas, Torrellano y Altabix.
La galería protagonista de este artículo ya fue comentada en este blog bajo el nombre de "Un Qanat de 687 metros". En esta ocasión hemos vuelto a entrar para realizar una nueva exploración en busca de mas detalles y verificar sus dimensiones.
La mina o Qanat, como me referí a ella, es un elemento mas de un interesante sistema hidráulico, abandonado y con riesgo de desaparecer. Sus aguas regaban las tierras de la Finca de Lo Galán y posiblemente otros terrenos situados al Sur. El caserón ha sido derribado y la acequia que comunica la mina con el sistema de distribución de riegos casi ha desaparecido. Solo queda en pie la caseta de decantación, la balsa y la caseta de salida del agua, casi en ruinas.

El Qanat

Zvi Y.D Ron define un qanat como un "túnel excavado que desemboca en un acuífero saturado para extraer agua por medio de la gravedad.... El origen del desarrollo del qanat es un "pozo madre" que se convierte en un manantial artificial que aflora lejos de la fuente de agua.... La característica más evidente de los qanats es la cantidad de pozos que acompaña en su recorrido y que eran construidos al mismo tiempo que el túnel. Estos pozos eran utilizados para retirar el material excavado."

Basilio Pavón Maldonado dice que un "qanat es una palabra árabe para designar galerías para captar aguas de lluvias en capas de arena permeable que descansan sobre otras impermeables.... El agua a su salida era depositada en una balsa o alberca desde la que el líquido elemento era distribuido por acequias."

Como origen de esta construcción Henry Goblot dice que "la primera referencia a los qanats se encuentra en las crónicas de la octava campaña del Rey Asirio Sargon II en el 714 A.C contra el reino de Urartu."

Descripción del Qanat

La entrada a la galería es a través de una trinchera de 10 metros de larga por 2.20 de ancha excavada al pie de un loma. La bocamina es redondeada, y una vez en su interior tiene unas dimensiones de 1.20 metros de ancha por 2.00 metros de alta. Estas medidas, podríamos decir que son uniformes a lo largo del recorrido, si bien hay tramos del túnel, sobre todo llegando al final, que la presencia de agua retenida y el barro acumulado han elevado el nivel del suelo reduciendo las dimensiones del minado.

Trinchera y bocamina

El suelo presenta dos niveles de altura. El superior era usado para el tránsito de los usuarios de la mina, y el inferior era la acequia por la que circulaba el agua.
El túnel está excavado en piedra arenisca y no presenta ningún enlucido, salvo restos de cal. Durante los primeros 200 metros, de los hastiales de la mina, se desprende constantemente polvo que va acumulándose en el suelo, ocultando el revestimiento hidráulico original del cajero de la acequia.

En la fotografía se aprecia los dos niveles del suelo: la parte seca o viable y la acequia.
Oculta por la tierra a 20 cms se encuentra el suelo original.

En la entrada hay ubicado un partidor o compuerta y a 5 metros hay una oquedad o nicho de grandes proporciones a la derecha, usado para depositar aperos o el sistema de iluminación utilizado.
Desde la entrada hasta el primer pozo de aireación o lumbrera hay 56 metros. La galería fue horadada sobre el terreno blando a golpe de pico. De las paredes y el techo sobresalen gran cantidad de conchas marinas y en toda la superficie están marcadas las señales de picoletas de los constructores de la mina.
La primera lumbrera, igual que las sucesivas, se eleva hasta la superficie con forma rectangular y de unas medidas de  1,90 x 1,00 metros. En toda su longitud tienen practicados unos agujeros en la pared para el acceso de los mineros y desalojo de los escombros. Estas oquedades están situadas a 50 centímetros unas de otras en vertical.

Aspecto de la mina en los primeros metros. Al fondo, la primera lumbrera

A 80,30 metros del primer pozo se encuentra la segunda lumbrera. La galería en este tramo tiene un metro de ancha y 2,20 metros de altura desde el suelo de la acequia.
A 60,20 metros de esta última esta el tercer pozo de aireación. Las medidas son idénticas que los tramos precedentes. Se observan en el vértice que une la pared con el techo gran cantidad de pequeños nichos o lucernarios para ubicar candiles a escasa distancia entre ellos.



Debajo de la tercera lumbrera hay gran cantidad de tierra acumulada que impide el curso del agua al exterior. En la galería hay trozos de tubería desperdigados y el agua estancada ha invadido en algunos tramos el lecho seco, anegando toda la superficie.
Este sector tiene unas dimensiones de 1 metro de ancho por 2 metros de alto y tiene una trayectoria ondulante a derecha e izquierda.  Sobre el agua hay una capa quebradiza de polvo que al romperse se precipita al fondo de la acequia. 


Durante un trecho se puede observar la tubería alineada y apoyada en ladrillos en el suelo. Unos metros antes de llegar al siguiente respiradero el lecho permanece seco.
De este tramo de galería, desde el tercer pozo al cuarto, media una distancia de 134 metros


Aspecto de la galería a 275 metros de la entrada

La mina continúa casi en línea recta por un espacio de 70 metros hasta la quinta lumbrera. Sus dimensiones son mas reducidas, con unas medidas de 1 metro de anchura por 1,70 metros de altura.
Al principio el agua cubre toda la superficie del suelo para continuar circulando por la acequia ya desaparecida hasta el respiradero.
El pozo de aireación no se encuentra en la misma horizontal de la galería como todos los demas sino en un espacio a la derecha. La lumbrera esta tapada en la superficie donde no hace muchos años había una caseta, hoy derruida. Debajo de la lumbrera a nuestros pies hay un pozo. Parte del agua procedente del fondo de la mina se deposita en su interior, desviada del cauce principal por los lodos acumulados. En este lugar hay restos de maderos e instalaciones de alguna carrucha o compuerta.


Abertura a la derecha donde esta la quinta lumbrera y el pozo

En la misma vertical esta situada la lumbrera y el pozo.
Debajo de los escombros debe estar la acequia que comunica con el galeria de drenaje

A partir de aquí la excavación avanza en línea recta en un recorrido de 125 metros hasta la siguiente lumbrera. En este trayecto las paredes y el techo estan húmedos y estan perforados en un terreno yesoso, con algunas surgencias de agua goteando desde lo alto. 
La tubería se extiende a lo largo de todo este tramo separando el reguero por donde va encauzada el agua del sendero viable.





Unos metros antes de llegar al sexto respiradero la galeria pierde su perfil abovedado adquiriendo un aspecto cavernoso a consecuencia de los desprendimientos. La lumbrera esta tapada en la superficie con un agujero a gran altitud.

 Aspecto de la galería unos metros antes de la sexta lumbrera


Fotografia de la sexta lumbrera

La mina atraviesa ahora el sector mas largo de todo el trayecto durante 157 metros. Sin duda el mas peligroso, ya que hay grandes desplomes de las paredes y el techo y el agua llega hasta casi la cintura, obligando a ir encorvado para evitar ningún roce.


El perfil de la galería se muestra con grandes salientes de tierra mojada y blanda que se desploma al tocarla. Hay algunos tramos donde el túnel muestra su aspecto normal dando mayor sensación de seguridad. Se oye el goteo del agua desde el techo, y en varios sitios se escucha el borboteo de ésta al aflorar desde el manantial.


El minado finaliza bruscamente justo debajo de la séptima lumbrera. Está tapada en la superficie y desde lo alto cae una suave cortina de agua. En este lugar hay algunos escombros y restos de basuras tirados desde el pozo.
El acueducto, evidentemente, continua haciendo un recorrido de unos 360 metros mas aproximadamente, a los que habría que sumarle los 682 metros recorridos hasta el derrumbe.

Fin de la mina a la altura de la Séptima lumbrera


La Balsa y la Finca de Lo Galán

En los años 80 del pasado siglo XX las lumbreras o pozos de aireación estaban abiertos en la superficie y en la galería había una importante colonia de murciélagos. Encima de la quinta lumbrera había una caseta con un hueco, donde años mas tarde alguien cerró con una puerta de ascensor y posteriormente la construcción fue derribada. Al mismo tiempo se tapó los restantes pozos con rejas metálicas, sin duda, para evitar accidentes.
Del mismo modo se impidió el acceso a la galería con la instalación de una puerta de hierro que con los años ha desparecido.

 Lumbrera

En aquellas fechas el agua de la mina afloraba al exterior e iba encauzada por una acequia, pasando por debajo del camino de Las Saladas hasta la balsa con un recorrido de 325 metros.
Por aquella epoca se puede predecir que el sistema tenía algun mantenimiento que fue abandonado tras el asfaltado del camino de tierra en el año 1991.
El canal se puede seguir a duras penas en la actualidad hasta el embalse. A ambos lados hay dos casetas: La primera recibia el agua con un sistema de decantación previo al depósito; y la segunda tiene construidos unos partidores o compuertas en ruinas para el riego.

Al lado de la segunda caseta quedan vestigios de canales antiguos de reparto del agua por los bancales de la finca.
La balsa tiene unas proporciones de 18 x 14 metros y por su lado Sur tiene forma ondulada como se aprecia en la foto. 
La casona ha desaparecido quedando en su lugar un espacio aplanado y vacio. Frente a la edificación aún se conserva un bancal elevado con muros de piedra a su alrededor reforzados con contrafuertes, que sirvió de huerto a los habitantes de la finca.

Vista general de la balsa y casona

En primer lugar un aljibe en los bancales. Al fondo la casona (en la actualidad inexistente)

---------------
 
En las dos exploraciones realizadas para recabar datos, fotografías y vídeo del interior de la mina se observaron muestras interesantes para los amantes de la bioespeleología. Como ejemplo citar la existencia de arañas patilargas, arañas lobo, lagartijas, salamandras, escarabajos y por último una culebra bastarda y murciélagos. Estos dos últimos en la parte mas profunda de la galería.


Conclusión final
El sistema hidráulico analizado en este artículo es uno mas, que como los otros situados en las proximidades, permanece abandonado a consecuencia del desinterés y la desidia de la autoridad competente para la restauración y conservación de este interesante patrimonio rural existente en la comarca.
Como éste hay otros acueductos subterráneos excavados en el término de Elche, que sirvieron para el riego y para abastecimiento humano. En alguno de ellos las galerías se conservan en buen estado para su estudio y recuperación, sin embargo permanecen olvidados y degradados.
Parece una utopia creer en una actuación de los responsables para mejorar y dar a conocer estas estructuras, especialmente en unas tierras donde la falta de aguas ha sido siempre un mal endémico.
Tampoco es casualidad que vinculados  a las fuentes de agua como la protagonista de este artículo, existan en los terrenos inmediatos a ellas canteras y señales de antiquísimas de rodadas de carros, señales inequívocas del trasiego de gentes en el pasado.
En la actualidad estas zonas sirven para ubicar vertederos "legales" e ilegales.

Fuentes Consultadas:
- Archivo Histórico Municipal de Elche.
- Real Sociedad Economica Valenciana de Amigos del País.

1 comentario :

Raúl Agulló dijo...

Muy interesante y elogiable esfuerzo de divulgación. Gracias por tu blog, Sergio. Espero que despiertes el interés por su conservación, e incluso darle algún aprovechamiento sostenible.